Eyaculación Precoz

¿Qué es la Eyaculación Precoz o rápida?

Definir qué es rápido idóneo o lento es un criterio tremendamente subjetivo. Masters y Johnson consideran precoz al varón que eyacula antes de que su compañera obtenga el orgasmo en más del 50% de sus relaciones. El baremo es poco riguroso y nada científico. No se tiene en cuenta la actitud de la pareja hacia su propia sexualidad, sus propias dificultades para llegar al orgasmo, etc.

Otros autores, mantienen como criterio el número de empujes intravaginales o movimiento de frotación en el coito. De forma arbitraria, se ha establecido un mínimo de entre ocho y quince empujes, a partir de los cuales, ya no se trataría de eyaculación precoz.

Otras definiciones están basadas en la satisfacción de la pareja, como en la CIE-10, donde se define como la “incapacidad de controlar la aparición de la eyaculación durante el tiempo necesario para que ambos participantes disfruten de la relación sexual”.

Dada la ausencia de acuerdo al respecto, entendemos que el criterio más racional, es considerar el criterio personal del sujeto, eyacular antes o después de lo deseado genera incomodidad y en muchos casos sensación de problemas.

En cualquier caso, la Eyaculación precoz / rápida (E.P/ E.R) es probablemente la disfunción sexual más frecuente en la primera mitad de la vida sexual del hombre y es de hecho el mayor motivo de consulta masculina en los consultorios sexológicos.

Esta disfunción sexual es muy frecuente y genera sentimientos vergonzosos para el sujeto que la padece han surgido “tratamientos” médicos, quirúrgicos, psicológicos, dietoterápicos y herbarios de todo tipo.

Hemos evolucionado desde una concepción en la que “el placer es cosa de hombres”, donde la sexualidad femenina está negada y en la que el placer sexual de la mujer es indicativo de una dudosa catadura moral. En ese contexto, no existe posibilidad de preocuparse por la precocidad de la eyaculación. Afortunadamente, en las últimas décadas se ha consolidado gran parte de los derechos sexuales de la mujer. No obstante, el modelo sexual cultural dice que el hombre debe proporcionar placer a la mujer (en esto no se evolucionó…) por lo que la eyaculación precoz comienza a considerarse como un problema.

Para la mayoría de los hombres, hasta hace décadas, la eyaculación precoz no les preocupaba demasiado, de hecho, algunos pacientes ancianos con disfunción eréctil, se jactaban de haber sido muy rápidos en su juventud. No obstante, la presión social hacia el varón respecto a proporcionar a su pareja placer, ha contribuido a que éste se sienta responsable de ello, centrando más su atención a su potencia sexual e incrementar los tiempos del eyaculado-orgasmo.

La tasa de prevalencia de la eyaculación precoz se sitúa alrededor del 30% del total de la población masculina. En los años noventa, había unos diez millones de hombres con esta disfunción sexual en EEUU.

La ciencia sexológica, ha desarrollado estrategias a modo de ejercicios que incrementan los tiempo de eyaculado. Desde el Instituto de Psicología y Sexología de Badajoz, asesoramos a varones que padecen esta disfunción sexual a través de procedimientos sexológicos.

Si deseas pedir cita o información accede AQUí

Sexologos Sevilla